Birmania, La dictadura del absurdo

Aung Sang Suu Kyi dijo en una ocasión que Birmania es un Disneyland fascista. Gracias a dos valientes periodistas franceses podemos entender a qué se refería. Este documental de treinta minutos relata distintos aspectos de la vida de los birmanos que rozan en absurdo: conducen por la derecha con coches que tienen el volante también a la derecha porque así lo recomienda el horóscopo, empezaron a utilizar billetes de 90 y 45 porque son múltiplos de 9, el número de la suerte o los agricultores están obligados a plantar un arbolito para contrarrestar la influencia de la activista Suu Kyi en el país (el arbol se llama Kyet Suu que sería lo “opuesto” a Suu Kyi… ¿Lo pilláis, no?). Y todo esto por mandato de La Junta.

Puede parecer un documental superficial, pero frente a la dictadura y la opresión del régimen el uso del sentido del humor, la ridiculización y el mostrar el absurdo se convierte en una potentísima herramienta para canalizar la indignación de la ciudadanía.

Ojalá alguien en Birmania esté ya pensando en como utilizarlo para minar la credibilidad de personajes como Thein Sein, el Micky Mouse de este Disneyland fascista.