Depende de ti

Hace seis meses, a principios de septiembre de 2007, escribí un artículo que sin pretenderlo encendió una pequeña revolución. Se trataba de unas líneas en las que explicaba la perplejidad que me causaba el hecho de que casi ningún español apoyara la fabricación de bombas de racimo pero que, en cambio, España fuera uno de sus principales productores. Era cuestión de combatir el desconocimiento. Y la blogsfera española se conjuró para luchar contra ese desconocimiento: nació la campaña “Di NO a las Bombas de Racimo“.

Habría sido una campaña más si no hubiera resultado un notable éxito. En menos de 10 días, habiendo conseguido la adhesión de decenas de blogueros, repercusión en los principales medios de comunicación y haber hecho llegar miles de correos electrónicos a nuestros diputados; la campaña conseguía su objetivo: cambiar la tibia postura del Gobierno español. Al décimio día el Gobierno anunciaba la introducción de una enmienda en la Ley de Armas por la cual se comprometía a firmar cualquier Tratado Internacional de regulación y prohibición de las Bombas de Racimo.

Pues bien, el momento de redacción de ese Tratado Internacional ha llegado. Durante el próximo mes de mayo, en Dublín, tendrá lugar la negociación del texto del Tratado. Según la Coalición Mundial contra las Bombas de Racimo, España ha modificado su posición al respecto. Inicialmente, si bien estaba de acuerdo en la firma de un tratado, pretendía introducir enmiendas destinadas a seguir permitiendo la fabricación de bombas con mecanismos de autodestrucción (mecanismos que a la postre no funcionaban y convertían cualquier acuerdo de prohibición en papel mojado). Ahora, España ya no parece encontrarse entre esos países y el Gobierno parece dispuesto ha llegar hasta el final. ¿Mantendrá su compromiso?

Soy de esos que creen que hay confiar en la palabra dada pero al mismo tiempo el Gobierno debe saber que los españoles vamos a observar atentamente sus movimientos. De la atención que prestemos en las siguientes semanas, en los próximos meses, depende que lleguemos a la prohibición definitiva de unas armas que atentan contra los principios fundamentales del Derecho Internacional. De unas bombas que fabricamos en España. Por ello quiero invitaros a seguir observando, a que lo hagáis vosotros mismos. Hoy la página DiNOalasBombasdeRacimo estrena una nueva imagen y se abre a todos aquellos de vosotros que queráis colaborar en la edición de sus contenidos escribiendo artículos, recogiendo noticias o alertando sobre todo lo relacionado con las Bombas de Racimo. Tan solo hay que registrarse.

Todas vuestras miradas abarcan más que lo que alcanzan mis ojos, vuestras manos sumadas pueden denunciar más injusticias que las de quien escribe estas líneas. No fui yo quien consiguió lo que ocurrió en septiembre del año pasado, fuistéis vosotros. Lo que ocurra dentro de unos meses tampoco depende de mi.

Depende de ti.