¿Hipotecarías tus ingresos de por vida?

Leyendo el otro día un blog sobre emprendedurismo social me encontré con una historia que me dejó sorprendido: tres emprendedores han “hipotecado” sus ingresos de por vida a cambio de recibir de golpe toda la financiación que necesitan para su proyecto.

El asunto comenzó en realidad hace unos meses cuando un inversor habló en un post acerca de esta posibilidad: recibir todo el dinero que precisas para poner en marcha tu StartUp, por ejemplo una cantidad entre 100 mil y 500 mil euros, a cambio de un pequeño porcentaje, entre el 1% y el 5%, del resto de los ingresos que tengas en vida con la posibilidad de desistir en determinadas condiciones.

¿Pero cuál es la motivación para hacer esto? Rafe Fust, el inversor que lanzó la idea viene a explicar que en ocasiones en la vida te encuentras con una persona excepcional y de la que sabes que, haga lo que haga, va a triunfar. En estos casos, dice, que lo que quieres no es tanto invertir en su proyecto sino en él o ella. De hecho, en su post, va más allá y además de contar la idea, explica como él y un amigo han invertido ya en Marge, una mujer cuyos proyectos, empeño, relaciones y capacidad para crear valor le auguran un futuro de éxitos. La pormenonrización del contrato que hace Fust en su blog es digna de leer.

La cuestión es que el mencionado artículo empezó a generar un intenso debate en varias listas de correo de emprendedores. Al principio reinó el escepticismo (como probablemente te haya pasado a ti al leer esta cosa… “sorprendente”) hasta el momento en el que Kjerstin Erickson, fundadora de FORGE y de Social Edge Blogger, dijo que había tomado una decisión: iba a hacerlo.

Kjerstin es el prototipo de emprendedora social de éxito, con un programa de atención a los refugiados bien organizado con procesos claros y estructuras in situ pero que, como tantos proyectos, está constantemente trabajando en la búsqueda de financiación y eso le impide poder dedicar sus esfuerzos a escalar el negocio.

Al cabo de unos meses de su promesa, junto a otros dos emprendedores, Saul Garlick y Jon Gosier, lanzaba hace tan solo unos días el portal (me encanta esta palabra) Thrustfund. En él, estos tres emprendedores anuncian sus intenciones y establecen su oferta. Kjerstin ofrece el 6% de sus ingresos anuales a cambio de 600 mil dólares de inversión en bloque. Saul y Jon ofrecen el 3% de los suyos a cambio de 300 mil. Si quieres invertir en ellos, puedes entablar conversación con estos emprendedores sociales en Social Edge.

Creo que trata de una iniciativa realmente sorprendente pero que, sobre todo, demuestra que los jóvenes de hoy tenemos la tenacidad y las ganas para comernos en mundo.

Por cierto, ¿y tú? ¿hipotecarías tus ingresos de por vida por llevar a cabo tu proyecto?