7 Claves de Internet para Políticos

Éstos días ando colaborando en la elaboración de un curso de formación online para 500 cuadros políticos de España y Latinoamérica. Preparando el programa vi que, antes que enseñar ciberactivismo y técnicas electorales, los políticos deben conocer algunos conceptos clave de Internet que entrañan una posición ética y, por lo tanto, política.

Considero fundamental que los conozcan y que conozcan las consecuencias de fomentarlos o ignorarlos porque de la actitud que adopten frenten a ellos dependerá el futuro de Internet. Éstos son mis siete conceptos clave:

1. ACCESIBILIDAD

De acuerdo con el World Wide Web Consortium (W3C) debe entenderse por accesibilidad el acceso “independientemente del tipo de hardware, software, infraestructura de red, idioma, cultura, localización geográfica y capacidades de los usuarios”. Se trata de un concepto clave porque es labor de cualquier político el eliminar las barreras, sean éstas cuales sean, y luchar por la igualdad de derechos de todos los ciudadanos.

2. NEUTRALIDAD DE LA RED

Defender la neutralidad de la red significa defender que no puedan ser restringidos los contenidos, sitios o plataformas o que el acceso a éstos se encuentre disminuido por cualquier razón por parte de los proveedores. Cualquier político tiene la obligación de defender la neutralidad de la red porque es defender la libertad, principio básico de la democracia.

3. DOMINIO PÚBLICO

Este concepto se aplica a obras literarias, artísticas o científicas y significa que cualquier persona puede utilizar o explotar la obra reconociendo los derechos morales del autor. Es decir, significa que una obra pasa a ser propiedad de la Humanidad. Cualquier persona con vocación por lo público debe defender el paso del mayor número de obras a esta situación y buscar el equilibrio entre la necesidad del monopolio privado de la explotación de una obra por un periodo limitado y la necesidad de los ciudadanos de acceder a la cultura y al conocimiento de forma sencilla y económica.

4. SOFTWARE LIBRE

Hablamos aquí de un software que permite cuatro libertades: la libertad de usar el programa, con cualquier propósito; de estudiar el funcionamiento del programa, y adaptarlo a las necesidades; de distribuir copias, con lo cual se puede ayudar a otros, y de mejorar el programa y hacer públicas las mejoras, de modo que toda la comunidad se beneficie. El posicionamiento del político del lado del software libre debe ser claro y contundente ya que éste debe trabajar para el beneficio de la sociedad.

5. LONG TAIL

También conocido como la larga cola, es un término acuñado por Chris Anderson en la revista Wired en 2004 y se refiere, en el ámbito de los negocios y de la estadística, a cómo internet ha revolucionado, por ejemplo, la forma de actuar de muchas empresas que, si bien pueden concentrar su negocio en un solo producto, ahora pueden también satisfacer las necesidades de grupos menores porque Internet les permite acceder a todos ellos y proveerles sus servicios sin grandes costes. Este concepto trasladado a la política significa que Internet le permite escuchar y dirigirse a todos los ciudadanos de forma segmentada y no solo al “ciudadano medio”. Todos queremos ser escuchados y ver nuestras necesidades satisfechas. Si un político no lo hace, otro político lo hará por él.

6. OPEN GOVERNMENT

Se trata de una forma de gobernar y de actuar de las administraciones públicas caracterizada por entablar un diálogo permanente con los ciudadanos para conocer sus necesidades y preferencias, por facilitar la relación entre funcionaros y ciudadanos en los servicios prestados y por comunicar de forma abierta y transparente. El político no debe entender ésto como una entelequia, el Open Government debe plasmarse en acciones concretas y estables que den respuesta a esta nueva forma de ejercer el gobierno y organizar la administración pública. Ahora que la técnica lo permite, los responsables políticos tienen la obligación de dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos.

7. INNOVACIÓN

Siempre ha habido innovación pero hoy, hablar de innovación es hablar principalmente de Internet. El político que comprenda sinceramente la revolución y la oportunidad que la red representa para la sociedad debe ser consciente de que nada de ésto hubiera sido posible sin innovación, sin investigadores o sin emprendedores. Es su obligación promover la innovación, promover el emprendedurismo y remover las barreras que éstos puedan encontrar en su labor para conseguir que la sociedad progrese.